martes, 9 de febrero de 2016

QUIÉNES SOMOS


Somos una red de mujeres laicas y religiosas que nos sentimos convocadas por la vivencia de la espiritualidad ignaciana pensada y vivida con perspectiva de género y a la luz de nuevos paradigmas teológicos.
  La red se sostiene en la creación de vínculos, el cuidado de la relación y el acompañamiento personal y grupal entre mujeres. La escucha mutua, la empatía, la acogida, el reconocimiento de la singularidad de cada una nos hace compañeras de búsqueda y apoyo mutuo en nuestro propio crecimiento y liberación como mujeres.
  Nuestros proyectos nacen de escuchar y tejer juntas nuestros deseos que retroalimentan al grupo y nos hacen avanzar.
  Tomamos ciencia y fuerza de la sabiduría de las mujeres más empobrecidas y buscadoras y de sus movimientos de liberación.

NUESTROS ORÍGENES
Hace 30 años un grupo de mujeres, que en aquellos momentos éramos provinciales de congregaciones femeninas de espiritualidad ignaciana, nos empezamos a reunir para reflexionar juntas sobre los nuevos desafíos que des-de esta espiritualidad la realidad planteaba. A partir de estos encuentros nace el Grupo de Provinciales de Espiritualidad Ignaciana.
En esta primera etapa (1983-1989), aunque la matriz del proyecto es femenina, la influencia y autoridad masculina están muy presentes a través del acompañamiento y el contraste con los jesuitas que colaboran puntualmente en él. El proyecto más significativo de este momento es el Encuentro de provin-ciales.
A partir del año 1990 se inicia una segunda eta-pa, marcada por el deseo de ahondar en el descubrimiento de nuestra aportación como mujeres y desde la originalidad carismática de los propios institutos a la espiritualidad ignaciana como “células vivas”, constituyéndonos entonces como Congregaciones Femeninas de Espiritualidad Ignaciana (CFEI). En este este tiempo ponemos en marcha dos nuevos proyectos: El taller de formadoras y el Seminario de acompañamiento.
Del año 1995 al 2000 centramos nuestro plan de trabajo en la reflexión sobre las encrucijadas de la historia y la inserción de la vida religiosa femenina en ellas, lo cual, coincidiendo con la Conferencia de Begiing abrió al grupo a un nuevo horizonte: el reconocimiento de la fuerza transformadora de las mujeres en el mundo y la urgencia de una mayor implicación en los movimientos de liberación dentro y fuera de la Iglesia. Como consecuencia de todo ello nació un nuevo proyecto: el taller Mujeres Tejedoras de lo nuevo.
A partir del año 2006 optamos como colectivo por la metodología feminista:”Partir de sí”, reconocimiento de la autoridad femenina, circularidad, la práctica de la relación, teología y espiritualidad des-de la perspectiva de género. El acompañamiento de Ana Mañeru, de la fundación Entredós y la incorpora-ción de laicas en los proyectos y su dinamización fue-ron poco a poco reorientándonos hacia nuevas pers-pectivas en busca de unas formas relacionales y orga-nizativas más circulares, desde el reconocimiento de la autoridad y mediación femenina.
Como expresión de este proceso, las asambleas de provinciales se transformaron en encuentros abiertos en los que fuimos ahondando en la espiritualidad ignaciana desde claves femeninas y cuestionan-do los elementos patriarcales presentes en ella. Los proyectos más significativos de esta época son precisamente los Encuentros anuales centrados en dichos temas, el Seminario Experimental “Yada” y el Taller de acompañamiento grupal con el mismo nombre.
A partir del Octubre del año 2012 el colectivo de “Congregaciones femeninas de espiritualidad Ignaciana” (CFEI) se transforma en “Red MIRIAM”, de espiritualidad ignaciana femenina

QUIÉNES SOMOS HOY
Somos una Red de mujeres laicas y religiosas que nos sentimos convocadas por la vivencia de la espiritualidad ignaciana pensada y vivida con perspectiva de género y a la luz de nuevos paradigmas teológicos. En esta espiritualidad encontramos la fuente que nos “da de beber” y sostiene para vivir una espiritualidad que integre todas las dimensiones de la persona y de la realidad, liberándola de moldes, formas, lenguajes y prácticas todavía muy patriarcales.
Esta experiencia sostiene e impulsa nuestros deseos de ser compañeras de Jesús comprometidas con la justicia, paz e integridad de la creación en las fronteras de la cultura y de la iglesia.
Somos mujeres en permanente búsqueda y discernimiento, atentas al aliento de la ruah en la interioridad humana y en toda realidad, que pide nuestra complicidad para ser parteras y co-creadoras de lo nuevo.
El dinamismo, la creatividad, la apertura, el de-seo de recrear y humanizar las relaciones y la vida son características de la red.
La red se sostiene en la creación de vínculos, el cuidado de la relación y el acompañamiento personal y grupal entre mujeres. La escucha mutua, la empatía, la acogida, el reconocimiento de la singularidad de ca-da una nos hace compañeras de búsqueda y apoyo mutuo en nuestro propio crecimiento y liberación como mujeres.
Nuestros proyectos nacen de escuchar y tejer juntas nuestros deseos que retroalimentan al grupo y nos hacen avanzar.
De la sabiduría de las mujeres más empobrecidas y buscadoras en su lucha por la vida, y de sus movimientos de liberación tomamos ciencia y fuerza para gestar humanidad alternativa.

NUESTRO MODO DE PROCEDER

~ INDUCTIVO Y CRÍTICO: Desde el “Partir de si”, de nuestra propia experiencia y del análisis crítico de la realidad, cuestionando lo obvio para resignificarlo desde nuestro ser mujeres.

~ DINÁMICO Y PROCESUAL: Acogiendo las preguntas, convicciones y sabiduría que se nos va dando por el camino.

~ CON TALANTE DE DISCERNIMIENTO: Pasando la vida por el corazón para detectar el dinamismo del espíritu en toda realidad y secundarlo.

~ ACOMPAÑAMIENTO GRUPAL: Desde la escucha y empatía, con actitud dialogal, acogemos lo que cada una somos y traemos, entretejiendo retazos de vida, haciéndonos compañeras y siendo “testigos” de lo que Dios va haciendo en cada una de nosotras sabiéndonos mediación mutua

~ CON LA SABIDURÍA QUE APORTAN LOS MOVIMIENTOS DE LIBERACIÓN DE LAS MUJERES, reconociendo la grandeza y la autoridad fe-menina, convalidándonos mutuamente desde las relaciones de intercambio y reciprocidad y apostando por la circularidad como estilo relacional y organizativo.

~ CREATIVIDAD Y LIBERTAD FEMENINA en nuestra forma de orar, celebrar y adentrarnos en la realidad y la Palabra.


PROYECTOS EN MARCHA

  • Seminario de Acompañamiento Integral.
  • Taller “Yadá” de Espiritualidad y Acompañamiento grupal entre mujeres.
  • Foro anual: Espacio de encuentro y debate de la red
  • “Parteras”: Grupo que anima y alienta los distintos proyectos
  • Seminario de Formación Permanente