miércoles, 26 de febrero de 2020

Comentario al Evangelio.27 Febrero

Negarse a sí mismo y tomar la cruz (Lc 9,22-25) 

En una cultura donde se exalta el culto al yo las palabras de Jesús resultan enormemente contraculturales. Seguir a Jesús es una invitación al descentramiento y a relativizarnos a nosotros y a nostras mismas y nuestras necesidades como medida del mundo y ubicarnos en un proyecto más amplio que es el reino de Dios y su justicia.Esto no implica no amarse a uno mismo, sino que desde la propia libertad y amor es posible descubrir un bien mayor: la projimidad y la solidaridad humana, lo cual conlleva consecuencias. Por eso el valor de la vida no está en guardarla y pretender asegurarla de los riesgos del amor y su dinamismo descentrador, sino en compartirla. Negarse a sí mismo no es por tanto devaluar lo que somos ni los dones recibidos, sino ponerlos en común para la vida del mundo y esto genera conflicto y exige magnanimidad de corazón, como así lo fue en Jesús. ¿Qué significa para nosotros y nosotras hoy tomar la cruz en el seguimiento a Jesús?

Seguimos preparando la revuelta

Preparando motores para el 1 de Marzo, a las 12 , frente a la catedral ...Voces de mujeres  en todo le mundo por una iglesia inclusiva con las mujeres...Hasta que la igualdad se haga costumbre